Historia de una identidad bajo la moral católica.

El caso de Irlanda como ejemplo del poder ejercido por la Iglesia en la sociedad, a partir de la construcción de la identidad femenina.

En la historia de la sociedad irlandesa durante los primeros años del siglo XX, emerge un interesante ejemplo de construcción de la sociedad a partir del entrelazamiento entre Estado e Iglesia católica, acción que dibuja una nueva identidad sobre el conjunto de valores católicos. Los esquemas de percepción y valoración de cada individuo son el fruto de un poder ejercido por la Iglesia directamente sobre los cuerpos y las mentes; un proceso espontáneo, porque no ejercita una coacción física; pero al mismo tiempo extorsionador, porque fruto de una compleja red de influencias de la cual el individuo no podía sustraerse, lo subordina a la moral católica. La fuerza de este proceso estaba en la aceptación de la religión católica como factor de identidad nacional, en la legalización por parte del Estado de la ética católica y en su difusión social: sexualidad, educación, concepción de la familia y del matrimonio; fueron algunos de los ámbitos en los que se ejerció el monopolio moral de la Iglesia. En este marco, la construcción de la identidad femenina fue una parte fundamental que unía los principios católicos y la perspectiva nacionalista del Estado, representando el caso más emblemático del entrelazamiento entre discurso político y discurso eclesiástico.
Por tanto, la historia de la sociedad irlandesa se convierte no solo en un interesante ejemplo de como se construye una sociedad a partir de una visión androcentrica-patriarcal y católica, sino en un espejo en el que reflejarnos buscando puntos de contacto y diferencias capazes de hacer entender el presente que vivimos.

Laura. Biblioteca Franco Serantini, Pisa, Italia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada